UROULAT SUAVE

Modelo de gracia y de equilibrio, entre fruta y nervio,
estos caldos con una acidez cristalina son una verdadera
joya de finura. Ligero, su perfume natural a frutas (albaricoque,
mango, frutas exóticas...) se prolonga hasta el final,
nunca alterado por una excesiva presencia de licor.